Manual de Raspberry Pi. Overclockeando la Raspberry Pi para aumentar su velocidad.

Hola una vez más a este tutorial. En esta ocasión, vamos a realizar overclocking a nuestra Raspberry Pi, aumentando su velocidad de procesamiento de 700 Mhz a 1 Ghz.

Aspecto de la Raspberry tras añadir los disipadores
Aspecto de la Raspberry tras añadir los disipadores


Si habéis estado cacharreando con nuestro pequeño ordenador, quizás os haya disgustado algo su falta de velocidad de procesamiento. Es cierto que a la Raspberry Pi le cuesta a veces cargar archivos un tanto pesados.

Por ello, la opción de overclokear la Raspberry Pi es una buena práctica si queremos que nuestra pequeña tarjeta nos ofrezca un mayor rendimiento.


La empresa que ha diseñado Raspberry Pi nos asegura que podemos hacerla procesar más rápido sin que perdamos la garantía. Si a esto le añadimos que el proceso de configuración es muy sencillo, ¿a qué estamos esperando?


A la derecha vemos un poco el trabajo que vamos a realizar en nuestra tarjeta, pues vamos a instalarla unos disipadores de aluminio.

Y seguramente os esteis preguntando ¿Y por qué los disipadores? Pues por precaución. Veréis, aunque los buenos de la fundación de Raspberry Pi aseguran que el proceso no afecta a la vida útil de la placa, es inevitable que al aumentar el número de ciclos por segundo de su procesador, también aumente su temperatura.

Haced la prueba, probar a tocar el procesador después del overclockeado, notareis que está mucho más caliente que anteriormente

disipadores

Por ello, para tratar de que ese calor añadido sea el mínimo posible en el procesador, vamos a colocar un par de disipadores de aluminio. Además de ser muy baratos, nos permiten un poco interactuar con nuestra placa.

Estos en concreto los compre en bricogeek, aunque también los he visto en la tienda de raspipc. Me gustan personalmente, porque vienen ya con una capa de pegamento térmico en el dorso, y me libran de la tarea de buscarlo yo por mi cuenta.


Una vez pegados solo tenemos que configurar el overclocking. Hay varias formas de hacerlo, nos vamos a la más sencilla por comodidad.

Configuración del overclocking
Nos vamos a la terminal de raspbian, y abrimos la configuración por defecto con el comando:

sudo raspi-config

 

Opción nº 7: Overclock
Opción nº 7: Overclock


Vamos al apartado 7 que nos indica “Overclock”:

A tope a tope, turbooo
A tope a tope, turbooo

Nos vamos al último apartado “Turbo” y damos a “enter” . Luego le damos a OK, y cuando salgamos a la pantalla anterior le damos a “Finish”.

Una vez realizada la configuración, reiniciamos la Raspberry Pi para asegurarnos de que se ejecutan los cambios:

sudo reboot

Después de reiniciar ejecutamos el siguiente comando para ver si los cambios se han realizado correctamente:

sudo nano/boot/config.txt

 

La frecuencia por defecto son 700 Mhz
Arriba se ve como pone que la frecuencia por defecto son 700 Mhz y como en arm_freq la hemos puesto a 1000

Como digo, arriba se ve que hemos cambiado la velocidad de procesador a 1000 MHz, 1 GHz  si hacemos la cuenta. También podemos ver que la frecuencia de RAM ahora es sdram_freq= 600 MHz, y que el voltaje es de 6V.

Las diferencias a la hora de usar la Raspberry Pi son, sobretodo, que la placa corre un poquito más ligera, y que le cuesta un poco menos sobretodo la carga de páginas de internet, o de vídeos de youtube. Ahora lo hace a una velocidad más agradable.


Pero si lo que queremos es correr vídeos de internet para ello tenemos el sistema operativo Raspbmc que enseñaremos el próximo día, realizando una conexión SSH en la que intercambiaremos archivos desde un portatil externo a la Raspberry Pi.


Muchas gracias y espero que os haya gustado.

Guardar

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *